Barreras a la Comunicación

| Lenguaje Eficaz | Asertividad | Escucha Activa | Barreras | Comunicación |

Las Barreras de la Comunicación son aquellos elementos que afectan negativamente a su eficacia. Existen diversos elementos que debemos tener en cuenta para evitar estos aspectos negativos:
  • Momento y Lugar Inapropiados:

    El Contexto en el cual se realiza la Comunicación es de una gran importancia. Si queremos comunicar un mensaje a un determinado grupo de personas en una habitación pobremente iluminada, es muy fácil que ellas pierdan una parte importante de los detalles del mismo. Lo mismo sucede si el ambiente es muy ruidoso o no permite concentrarse fácilmente.
  • Perturbaciones o Interferencias en la Comunicación:

    Un ejemplo de estas interferencias son las frecuentemente usadas "muletillas". A menudo utilizamos sin apenas darnos cuenta coletillas como "eh.." "sabes.." "entiendes..." Aunque no suele llegar a ser un transtorno para la comunicación, a menudo resultan molestas y perturban el proceso comunicativo.
  • Falta de Empatía:

    Un aspecto muy importante en la Comunicación es la Empatía, es decir, la capacidad de ponerse en el lugar del otro con objeto de comprender mejor cuales son sus necesidades, preocupaciones y motivaciones.

    Una falta de Empatía provoca mayores dificultades en la comunicación.
  • Ausencia de Feed-back:

    El feedback es aquella información de vuelta que nos llega del receptor y que nos ayuda a comprender si este ha entendido el mensaje correctamente.
  • Prejuicios y Estereotipos:

    Estos elementos negativos provocan una predisposición a interpretar los mensajes de una manera predeterminada, según condicionantes como pueden ser el sexo, raza, edad, nivel socio-cultural, estatus, etc. Son muy peligrosos ya que regulan nuestra conducta y forma de actuar.
  • Efecto Halo:

    Existe una tendencia natural a juzgar a las personas en función de la primera impresión que nos causan. El gran problema que nos causa es la falta de Objetividad.
  • No Escuchar:

    Una de las habilidades principales que tiene que aprender un buen comunicador es la escucha activa, es decir, necesitamos conocer las condiciones de la persona con que nos estamos comunicando.
versión 3 (20/09/2013)