Ejemplos de Soneto

Definición de Soneto:

El Soneto es una Composición Poética que consiste en catorce versos endecasílabos distribuidos en dos cuartetos y dos tercetos
  • Los cuartetos: cada uno de los cuartetos riman, por regla general, el primer verso con el cuarto y el segundo con el tercero (ABBA, ABBA).
  • Los tercetos: pueden ir estas ordenadas de distintas maneras, por ejemplo (CDE, CDE), (CDC, DCD), etc.
Ejemplos de Soneto:
  • ¿Cómo era, Dios mío, cómo era? A
    ¡Oh corazón falaz, mente indecisa! B
    ¿Era como el pasaje de la brisa? B
    ¿Como la huida de la primavera? A

    Tan leve, tan voluble, tan ligera A
    cual estival villano… ¡Sí! Imprecisa B
    como sonrisa que se pierde en risa…  B
    ¡Vana en el aire, igual que una bandera! A

    ¡Bandera, sonreír, vilano, alada C
    primavera de junio, brisa pura… D
    ¡Qué loco fue tu carnaval, qué triste! E

    Todo tu cambiar trocose en nada C
    ¡memoria, ciega abeja de amargura! D
    ¡No sé cómo eras, yo qué sé qué fuiste! E


    Juan Ramón Jiménez, Retorno Fugaz
  •  Mientras por competir con tu cabello, A
    oro bruñido al sol relumbra en vano; B
    mientras con menosprecio en medio el llano B
    mira tu blanca frente el lilio bello; A

     mientras a cada labio, por cogello. A
    siguen más ojos que al clavel temprano; B
    y mientras triunfa con desdén lozano B
    del luciente cristal tu gentil cuello: A

    goza cuello, cabello, labio y frente, C
    antes que lo que fue en tu edad dorada D
    oro, lilio, clavel, cristal luciente, C
     

    no sólo en plata o vïola troncada D
    se vuelva, mas tú y ello juntamente C
    en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada. D


    Luís de Góngora, Mientras por competir
  • No sé. Sólo me llega, en el venero A
    de tus ojos, la lóbrega noticia B
    de dios; sólo en tus labios, la caricia B
    de un mundo en mies, de un celestial granero. A

    ¿Eres limpio cristal, o ventisquero A
    destructor? No, no sé… De esta delicia, B
    yo sólo sé su cósmica avaricia, B
    el sideral latir con que te quiero. A

    yo no sé si eres muerte o eres vida, C
    si toco rosa en ti, si toco estrella, D
    si llamo a Dios o a ti cuando te llamo. E

    Junco en el agua o sorda piedra herida, C
    sólo sé que la tarde es ancha y bella, D
    sólo sé que soy hombre y que te amo. E


    Damaso Alonso, Ciencia de Amor
  • Yo sé que ver y oír a un triste enfada A
    cuando se viene y va de la alegría B
    como un mar meridiano a una bahía, B
    a una región esquiva y desolada. A

    Lo que he sufrido y nada todo es nada A
    para lo que me queda todavía B
    que sufrir, el rigor de esta agonía B
    de andar de este cuchillo a aquella espada. A

    Me callaré, me apartaré si puedo C
    con mi constante pena, instante, plena, D
    a donde ni has de oírme ni he de verte. E

    Me voy, me voy, me voy, pero me quedo, C
    pero me voy, desierto y sin arena: D
    adiós, amor, adiós, hasta la muerte. E

    Miguel Hernández, El rayo que no cesa
  • Cerrar podrá mis ojos la postrera A
    sombra que me llevare el blanco día, B
    y podrá desatar esta alma mía B
    hora a su afán ansioso lisonjera; A

    mas no, desotra parte, en la ribera, A
    dejará la memoria, en donde ardía: B
    nadar sabe mi llama el agua fría, B
    y perder el respeto a ley severa. A

    Alma a quien todo un dios prisión ha sido, C
    venas que humor a tanto fuego han dado, D
    médulas que han gloriosamente ardido, C

    su cuerpo dejarán, no su cuidado; D
    serán ceniza, más tendrán sentido, C
    polvo serán, más polvo enamorado.  D 

    Francisco de Quevedo, Poema de Amor
    • Ilustre y hermosísima María, A
      Mientras se dejan ver a cualquier hora B
      En tus mejillas la rosada aurora, B
      Febo en tus ojos, y en tu frente el día, A

      Y mientras con gentil descortesía A
      Mueve el viento la hebra voladora B
      Que la Arabia en sus venas atesora B
      Y el rico Tajo en sus arenas cría; A

      Antes que de la edad Febo eclipsado, C
      Y el claro día vuelto en noche obscura, D
      Huya la aurora del mortal nublado; C

      Antes que lo que hoy es rubio tesoro E
      Venza a la blanca nieve su blancura, D
      Goza, goza el color, la luz, el oro. E

      Luís de Góngora
    La Métrica

    Principales Figuras Retóricas:
     .
    .
    Enlaces:
    versión 6 (10/02/2014)