"Abolición de la Esclavitud" - William Wilberforce

| Menú Inicio | Autores | Temáticas | Novedades | Más visitados | Selección |
William Wilberforce

 "Discurso sobre la Abolición de la Esclabitud"
 Discurso Parlamentario sobre la abolición de la trata de Esclavos, 12.05.1789.

Enlaces: Derechos Humanos | William Wilberforce


"Los esclavos que, a veces son descritos como con alegría en su cautiverio, son arrancados tan miserablemente de su país, que es una práctica constante poner la vela de noche, para evitar que ellos se pongan sentimentales con su partida..."


"Cuando veo la magnitud del tema que voy a someter a la Cámara; un tema, en los que están involucrados los intereses, no solo de este país o de Europa, sino de todo el mundo y del porvenir, y cuando al mismo tiempo pienso en mi fragilidad como defensor, que ha emprendido esta gran causa y la presión que en mi mente causan sus reflexiones, es imposible que no me sienta aterrado y preocupado en mi propia inhabilidad para la tarea.


Sin embargo, cuando reflexiono, sobre todo el estímulo que he tenido, a través de todo el curso extenso y laborioso de la cuestión, con tanta franqueza que se me ha dispensado y como la convicción ha ido en aumento dentro de mi propia mente, en la medida que he avanzado en mis trabajos; cuando reflexiono, sobre lo reacio que ahora puede ser cualquier caballero, aún cuando todos al final tengamos que dar una opinión; cuando me olvido de estos pensamientos, entonces tomo coraje y puedo definir olvidarme de todos mis otros miedos, y marchar hacia adelante con paso firme, en la plena seguridad de que mi causa me dará la razón, y que seré capaz de justificar mas claramente mis principios, con todas las resoluciones en mi mano y el propósito declarado, cual es, la abolición total de la trata de esclavos.



Me gustaría muchísimo, en primer lugar, entrar en tema libre de cualquier tipo de pasión para protegerme tanto a mí mismo, como a la Cámara. No apelaré a sus pasiones, sino solo a su razón fría e imparcial, y deseo no sorprenderlos, pero si deliberar, punto por punto, sobre cada parte de esta cuestión.



Pienso no acusar a nadie, sino de verdad asumir la propia vergüenza, conjuntamente, con el Parlamento de toda Gran Bretaña, por haber sufrido este horrible comercio horrible que se lleva a cabo bajo su autoridad.



Todos somos culpables. Nosotros deberíamos declararnos todos culpables, y no excusarnos transfiriendo la culpa sobre otros y, por lo tanto, desapruebo cualquier tipo de reflexiones o descripciones, en contra de las personas que más directamente están implicadas en este desdichado negocio.



Ahora bien, habiendo descartado la primera parte de este tema, debo hablar del tráfico de esclavos en las Antillas. Esto lo confieso, en mi opinión, es la parte más miserable de toda la materia. Tanta miseria condensada en tan pequeño espacio, es más de lo que la imaginación humana jamás había concebido.



No acusaré a los comerciantes de Liverpool: Les permitiré…; más bien, voy a creer que ellos son hombres con humanidad y, por lo tanto, juzgaré que nunca se habrían mantenido en este comercio, si no fuera que, por la enorme magnitud y el alcance del mal que distrae su atención de los casos individuales, ello los hace pensar en general y, por consiguiente, menos emotivamente sobre el tema.



Ciertamente, creo, por lo tanto, que si la miseria de uno de los muchos de cientos de negros amarrados en cada barco, pudiera ser traída ante su vista, y permanecer a la vista del comerciante africano, no habría nadie entre ellos que de corazón se llevarían.



¡Imagínese alguno entre 6 o 700 de esos desgraciados, encadenados de dos en dos, rodeado de todos los objetos nauseabundos y asquerosos, enfermo, y luchando con toda clase de miserias! ¿Cómo podemos soportar la idea de una escena como esta? Uno podría pensar que se había decidido colgar sobre ellos todas las variedades del dolor corporal, con el objetivo de adormecer los sentimientos de su mente y, sin embargo, en este mismo punto (para mostrar el poder del prejuicio humano) la situación de los esclavos ha sido descrita por uno de los delegados de Liverpool, el Sr. Norris, de una manera que estoy seguro que persuadirá a la Cámara, de como el interés puede dibujar una película a través de los ojos, tan espesa, que la ceguera total no podría hacer más; y como es nuestro deber, por tanto, no confiar en los razonamientos de los hombres interesados, o de su modo de pintar una transacción.



"Sus habitaciones" -dice el Sr. Norris-, "están encajadas arriba, para su beneficio tanto como las circunstancias lo admitan. El tobillo derecho de cada uno esta unido realmente con el tobillo izquierdo del otro por un grillete pequeño de hierro, y si ellos son problemáticos, por otro sobre sus muñecas. Ellos tienen varias comidas al día; algunas de sus propias provisiones de su país, con las mejores salsas de la cocina africana; y por vía de variedad, otra comida de pulso, etc. de acuerdo al gusto europeo. Después de desayunar, ellos tienen el agua para lavarse, mientras sus habitaciones son perfumadas con incienso y jugo de limón. Y, antes de la cena, ellos se divierten a la manera de su país. La canción y el baile se promueven, y, como si todo fuera realmente un lugar de placer y liviandad, se añaden, juegos de azar amueblados. Los hombres tocan y cantan, mientras que las mujeres y las niñas hacen adornos de fantasía con los granos, que se les suministra en abundancia."



Tal es el tipo de deformación, que los delegados de Liverpool, y en particular el Sr. Norris, debió prestar declaración ante el Consejo Privado.



¿Qué pensará la Cámara cuando, por el testimonio coincidente de otros testigos, la verdadera historia se ponga al descubierto?



Los esclavos que, a veces son descritos como con alegría en su cautiverio, son arrancados tan miserablemente de su país, que es una práctica constante poner la vela de noche, para evitar que ellos se pongan sentimentales con su partida.



El pulso al que se refiere el Sr. Norris en su plática, son caballos y frijoles, y la escasez, tanto de agua como de provisión, fue propuesta por la legislatura misma de Jamaica en el informe de su Comité, para que fuera un asunto por el que se pedía la intervención del Parlamento.
El Sr. Norris habla de incienso y jugo de limón, cuando los cirujanos dicen que los esclavos son guardados tan cerca, que no hay espacio para pisar entre ellos: y cuando ustedes tienen en la prueba de Sir George Yonge, que aún en un barco de los que quería 200 para complementar, el hedor era insoportable.



La canción y el baile, dice el Sr. Norris, se promueven. Sería más imparcial, quizás, si él explicara aquella palabra “promover”. La verdad es, que con el pretexto del ejercicio, estos desgraciados miserables, cargados de cadenas, oprimidos por la enfermedad y la miseria, son obligados a bailar por el terror al latigazo y, a veces por el uso efectivo del mismo. "Yo", dice una de las otras pruebas: "fui empleada para bailar a los hombres, mientras que otra persona bailó a las mujeres." Tal es, pues, es el significado de la palabra promover y se puede observar, también, en lo que respecta a la alimentación, que un instrumento a veces es usado, con el fin de obligarlos a comer, que es la misma evidencia de lo mucho que también se divierten en ese caso. En cuanto a su canto, ¿qué diremos?...cuando se nos dice que sus canciones son canciones de lamento sobre su partida, que, mientras cantan, están siempre en lágrimas, a tal grado que un capitán (más humano, por lo tanto, que el resto, como yo debería concebirlo0), amenazó a uno de las mujeres con una paliza, porque la melancolía de su canción era demasiado dolorosa para sus sentimientos.



Con el fin de que no confiemos demasiado en cualquier tipo de descripción, llamaré por lo tanto la atención de la Cámara en una especie de prueba que es absolutamente infalible. La muerte, al menos, es un terreno seguro de evidencia, y la proporción de ellas no solo confirman, y de ser posible, hasta agravan nuestra sospecha de la miseria en el tráfico. De todos los barcos de los cuales se tiene constancia en el Consejo Privado, se ha establecido en promedio, sin computar los que fallecen antes de que ellos naveguen, no menos un 12 ½ por ciento, que perecen en el viaje. Además de estos, dice el informe de Jamaica, no menos del 4 ½ el por ciento, muere en la costa antes del día de su venta, que está a solo una o dos semanas desde el momento del desembarco.



Un tercio más muere mientras se aclimatan, y esto en un país exactamente como el suyo, en los que supuestamente están sanos y felices como algunas pruebas lo suponen. No obstante, las enfermedades que ellos contraen a bordo del barco; los lavados astringentes que se les hacen para ocultar sus heridas y los trucos dañinos que utilizan cuando los preparan para la venta, son como dice el informe de Jamaica (un informe muy preciado y valioso, al que a menudo tendré que recurrir) una de las causas principales de esta mortalidad.


En su conjunto, fuera como fuera, aquí tenemos una mortalidad de aproximadamente del 50 por ciento, y esto solo entre los negros que no se compran (como el ganado, según dice la frase); lo que al menos debería preocupar en extremo.


¿Cómo entonces la Cámara puede rechazar la admisión de testimonios coincidentes ante el Consejo Privado, sobre el trato salvaje de los negros en la travesía? Más bien, en realidad, ¿qué necesidad hay de pruebas?


El número de muertos habla por sí mismo, y hace que toda investigación sea superflua.


Confieso, señores, que tan pronto llegué a este punto de mi investigación acerca de la trata de esclavos, y su perversidad, fue tan enorme, tan terrible, tan irremediable que… desde ese mismo momento decidí que no descansaría hasta que hubiese logrado su abolición. Un comercio, basada en la iniquidad, y continuado como era este, debe ser abolido. Dejo para la política ser lo que pueda; dejo las consecuencias que sean lo que haría, y a partir de ahora determino que no descansare hasta que se haya efectuado su abolición."