Discurso de Posen - Himmler

| Menú Inicio | Autores | Temáticas | Novedades | Más visitados | Selección |

Heinrich Himmler

"Discurso de Posen"
Extracto del discurso en el que se informa sobre el exterminio judío, 6.10.1943

Enlaces
: Holocausto Nazi | II Guerra Mundial | Himmler


"Había que adoptar la difícil decisión de conseguir que esa gente desapareciera de la faz de la Tierra"

"Ya lo ven, por supuesto que hay judíos; es evidente que no son más que judíos. Pero piensen por un momento cuántas personas - incluso camaradas del partido - han formulado una de esas famosas peticiones (que llegaron a nosotros) en las que por supuesto se decía que todos los judíos eran unos cerdos; pero Fulano es un judío decente que debe ser excluido de lo que se estaba haciendo. Me atrevería a decir que, de acuerdo con el número de esas peticiones (...), seguramente hay más judíos decentes que judíos en general.

Menciono esto sólo para que cada uno de ustedes sepan que en sus respectivas provincias hay nacionasocialistas buenos y respetables, cada uno de los cuales conoce a algún judío decente (...). Les pido que sólo escuchen pero jamás hablen de lo que estoy diciéndoles. Vean, a nosotros se nos plantea la cuestión: ¿Qué hacemos con las mujeres y los niños?...

[...] Y decidí también en este punto que debía encontrar una solución final. Pues no me pareció que se justificara exterminar - quiero decir matar u ordenar que mataran - a los hombres; pero, ¿dejar a los niños que crezcan y se venguen contra nuestros hijos y nuestros nietos?

Había que adoptar la difícil decisión de conseguir que esa gente desapareciera de la faz de la Tierra. Ya que para la organización que debía ejecutar la orden fue la más difícil que jamás tuvimos [...] Creo que puedo afirmar que esta orden se ejecutó sin dañar la mente o el espíritu de nuestros hombres y nuestros líderes. El peligro era grave y siempre estaba presente, pues la diferencia entre convertirse en seres crueles y sin corazón, y ya nunca respetar la vida humana, o ablandarse y sucumbir a la debilidad y los colapsos nerviosos [...] es la brecha que media entre Scilla y Caribdis, es abrumadoramente estrecha."