Discurso Bush Padre Guerra Golfo Pérsico

| Menú Inicio | Autores | Temáticas | Novedades | Más visitados | Selección |

George H. W. Bush

"Inicio Guerra del Golfo Pérsico 1990"
George Bush (Padre) anunciando el inicio de las operaciones militares


Enlaces: Guerra de Irak 2003 | Bush W. Bush

Discurso del presidente George H. W. Bush (Padre) en la televisión poco después del inicio de los ataques el 16 de Enero de 1991.

Cinco meses antes, los tanques y los soldados de Saddam Hussein cruzaron la frontera hacia el vecino Kuwait y apoderándose de esta pequeña nación, rica en petróleo. a continuación, las tropas iraquíes se dirigían en masa a lo largo de la frontera de Arabia Saudita, nación rica en petróleo poniendo en grave peligro los intereses de los Estados Unidos de América.


"Hace solamente 2 horas, fuerzas aliadas comenzaron un ataque sobre objetivos militares en Irak y Kuwait. Estos ataques continuan en este momento. Las fuerzas terrestres no están implicadas.

Este conflicto comenzó el 2 de Agosto cuando el dictador de Irak invadió un pequeño e indefenso vecino, Kuwait, un miembro de la Liga Árabe y un miembro de las Naciones Unidas. Hace 5 meses, Saddam Hussein comenzó esta cruel guerra contra Kuwait.

Esta acción militar, tomada de acuerdo con las resoluciones de las Naciones Unidas y con el consentimiento del Congreso de los Estados Unidos, después de meses de una constantes e interminable actividad diplomática con las Naciones Unidas, en Estados Unidos y con muchos otros países...

Mientras me dirijo a ustedes, ataques aereos están marcha contra objetivos militares en Irak. Nosotros estamos determinados a derrotar el potencial nuclear de Saddam Hussein. También destruimos sus instalaciones de armas químicas. Mucha de la artillería de Saddam será destruida. Nuestras operaciones están diseñadas para proteger de la mejor manera posible las vidas de las fuerzas de coalición. Las primeras informaciones del General Schwarzkopf nos indican que nuestras operaciones están transcurriendo de acuerdo a lo establecido.

Nuestros objetivos están claros: las fuerzas de Saddam Hussein abandonarán Kuwait. El gobierno legítimo de Kuwait será restaurado y una vez más volverá a ser libre.Irak cumplirá finalmente con todas las resoluciones de las Naciones Unidas, y cuando la paz sea restaurada, es nuestra esperanza que Irak vivirá pacíficamente y será un miembro cooperativo de la familia de las naciones, aumentando de esta manera la seguridad y estabilidad del Golfo Pérsico.

Alguien podría preguntar: ¿por qué actuamos ahora? ¿por qué no esperamos? La respuesta es clara: El mundo no podría esperar un momento más. Las sanciones, aunque han tenido algún efecto, no han mostrado ningún signo de cumplir con sus propósitos. Las sanciones han sido impuestas por hace ya más de 5 meses y nosotros y nuestros aliados hemos llegado a la conclusión de que las sanciones por si solas no forzarán a Saddam a salir de Kuwait.

Mientras el mundo espera, Saddam Hussein sistemáticamente viola, saquea y hunde una pequeña nación. Saddam ha subyugado a los kuwaities y cometido verdaderas atrocidades, entre ellas la mutilación y asesinato de niños inocentes.

Mientras el mundo espera, Saddam busca ampliar su arsenal de armas químicas con armas de destrucción masiva infinitamente más peligrosas. Y mientras el mundo espera, mientras el mundo habla de paz y de retirada, Saddam Hussein avanza sobre Kuwait.

Este es un momento histórico. Nosotros hemos hecho en el pasado año un gran progreso en terminar una larga era de conflicto y de Guerra Fría. Hemos tenido ante nosotros la oportunidad de forjar para las futuras generaciones un nuevo orden mundial, un mundo donde gobierne la ley, no la ley de la jungla.

No tenemos ningún problema con la gente de Irak. De hecho, para los inocentes afectados por este conflicto, rezo por su seguridad. Nuestro objetivo no es la conquista de Irak. Nuestro objetivo es la liberación de Kuwait. Es mi esperanza que de alguna manera la gente de Irak pueda, incluso ahora, convencerse de que su dictador debe dejar las armas, abandonar Kuwait y permitir a Irak reunirse a la familia de las naciones pacíficas del mundo.

Esta noche, mientras nuestras fuerzas luchan, ellos y sus familias están en nuestras plegarias. Dios bendiga a todos y cada uno de ellos, y a las fuerzas de coalición en el Golfo Pérsico, y bendiga también a los Estados Unidos de América."