Discurso Reagan Desastre Challenger

| Menú Inicio | Autores | Temáticas | Novedades | Más visitados | Selección |
Ronald Reagan

"Desastre del Challenger"
Discurso pronunciado el 28 de Enero de 1986

Enlaces: NASA| Ronald Reagan

"El futuro no pertenece a los temerosos, el futuro pertenece a hombres como la tripulación del Challenger que con su coraje nos estaban guiando hacia el futuro; nosotros los seguiremos"

Discurso del presidente Ronald Reagan el 28 de Enero de 1986 tras el fallido despegue del transbordador espacial Challenger que costó la vida a los 7 miembros de la tripulación y que frenaría el desarrollo del programa espacial de los Estados Unidos:

"Señoras y señores, esta noche tenía planeado hablarles sobre el estado de la unión, pero los terribles acontecimientos de esta mañana me han obligado a cambiar esos planes. Hoy es un día de luto y de recuerdo. Nancy y yo estamos profundamente dolidos por la tragedia del transbordador espacial Challenger. Sentimos y compartimos este dolor con todo nuestro país. Esta es realmente una gran pérdida nacional.

Hace 19 años, casi en el mismo día, perdimos 3 astronautas en un terrible accidente en tierra. Pero nosotros nunca habíamos perdido ningún astronauta en pleno vuelo. Nunca habíamos sufrido una tragedia como esta. Y quizás nunca hemos olvidado el coraje que tuvieron la tripulación del transbordador. Pero ellos, los 7 tripulantes eran conscientes de los riesgos, aun así superaron estos temores y acometieron su trabajo brillantemente.

Hoy honramos a 7 héroes: Michael Smith, Dick Scobee, Judith Resnik, Ronald McNair, llison Onizuka, Gregory Jarvis, and Christa McAuliffe. Sufrimos estas pérdidas como una nación unida.

A las familias de los 7, sentimos el impacto de esta tragedia y compartimos vuestro dolor. Sentimos profundamente la pérdida. Vuestros seres queridos tenían un gran coraje, y esa gracia especial, ese espíritu que dice "dadme un desafío, y lo acometeré con alegría". Ellos tenían un gran ansia de explorar el universo y descubrir sus secretos. Ellos escogieron el servir, y lo hicieron. Y nos sirvieron a todos nosotros hasta el extremo.

Nosotros hemos crecido acostumbrados a las maravillas que se han producido en este siglo. Es difícil ya que algo nuevo nos sorprenda. Pero durante 25 años, el programa espacial de los EEUU ha conseguido maravillarnos. Hemos crecido acostumbrados a la idea del espacio, y quizás olvidamos que esta aventura solamente acaba de comenzar. Todavía somos los pioneros. Ellos, los miembros del Challenger eran pioneros.

Y quiero decir algo a los escolares de toda América, quienes estaban mirando en directo el despegue del transbordador. Sé que es duro de entender, pero algunas veces, sucesos dolorosos como este suceden. Es parte de la exploración y el descubrimiento. Es parte del proceso de expandir los horizontes del ser humano. El futuro no pertenece a los temerosos, el futuro pertenece a los hombres con coraje. La tripulación del Challenger nos estaban conduciendo hacia el futuro, y nosotros los seguiremos.

Yo he siempre tenido una gran fé y un respeto a nuestro programa espacial. Y lo que ha sucedido hoy no la hará disminuir un ápice. Nosotros no ocultamos nuestro programa espacial. No lo mantenemos en secreto. Lo hacemos todo transparentemente al público. Ese es el camino de la libertad y no lo cambiaremos un ápice. Continuaremos la conquista del espacio. Habrá más vuelos espaciales, y más tripulaciones de transbordadores espaciales, sí, más voluntarios, más civiles, más maestros en el espacio. Nada acaba aquí; nuestras esperanzas de seguir el camino andado continúan.

Quiero añadir que deseo y puedo decir a cada hombre y cada mujer que trabaja en la NASA, o que trabaja en esta misión: "Vuestra decicación y profesionalidad nos han conmovido e impresionado durante décadas. Conozco vuestra angustia. La compartimos"

Hoy se produce una coincidencia. Este día, hace 300 años, el gran explorador Sir Francis Drake moría a bordo en las costas de Panama. Durante su vida, el gran explorador de los océanos dijo: "Hemos vivido del mar, muerto en él y enterrado en él". Pues bien, hoy, nosotros podemos decir que la dedicación de la tripulación del Challenger era la misma que la de Drake.

La tripulación del transbordador espacial Challenger nos honra a todos nosotros. Nunca los olvidaremos, no olvidaremos la última vez que los vimos con vida esta mañana mientras se preparaban para el viaje, y nos decían adiós al mismo tiempo que se separaban de la superficie de la Tierra y "tocaban el rostro de Dios".

Gracias."