Miedo irracional


Frente al miedo racional lo que hay que hacer es tomar todas las medidas posibles para reducir al mínimo las posibilidades de que estas situaciones se produzcan (por ejemplo, llevando fichas de apoyo, preparando el discurso a conciencia, verificando previamente de que el proyector funciona correctamente, etc.).

A veces también preocupa el pensar que el público pueda darse cuenta del miedo que uno tiene (sudores, temblor en el habla o en las piernas, cara demacrada, etc.), pero es muy difícil que esto ocurra.

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada

¡Tu opinión importa! Aquí te invitamos a dejar tu mensaje. También puedes contactar con el equipo a través de admin@retoricas.com